Uncategorized

Mirella Díaz y su esposo ‘Tony’ Jiménez, socios de Laura Baristain reaparecen en Tulum y Puerto Morelos

406views

Puerto Morelos.- Mirella Díaz Aguilar y su pareja Jorge Antonio Jiménez Flores, ex directora del DIF y ex Contralor Municipal en la administración de Laura Beristain Navarrete, regresaron al escenario político pese a que son indagados por el saqueo en el municipio de Solidaridad según denunció la alcaldesa Lili Campos Miranda.

Mirella Díaz ya es suplente de Silvia Dzul Sánchez candidata a diputada por el distrito 9, quien fue impuesta por su padre Marciano Dzul Caamal, en una alianza estratégica con Mara Lezama, candidata a la gubernatura.

Por otra parte, Jorge Antonio Jiménez Flores, es candidateado para ser el nuevo Contralor en la administración de Blanca Merari, apoyado por los operadores de Jorge Emilio González, el ‘Niño Verde’.

A Marciano Dzul no le importa que la suplente de su hija Silvia Dzul Sánchez, sea acusada de ladrona; a Marciano le interesa que su hija sea Diputada en dos Legislaturas y su sucesora en la presidencia de Tulum, así lo planeó desde que su hija fue titular del DIF de 2008-2011.

Mirella Díaz y ‘Tony’ Jiménez son acusados del saqueo millonario tras supuestas compras de insumos para combatir la pandemia de COVID-19 en el municipio de Solidaridad, principalmente en Playa del Carmen.

Entre las denuncias que Lili Campos presentó contra estos dos personajes se asienta que entre marzo y abril de 2020 entregó contratos por la vía de la asignación directa a unos cuantos proveedores por la cantidad de $11,389,669 (Once millones trescientos ochenta nueve mil seis cientos sesenta y nueve pesos 0/100 MN) para la supuesta adquisición de gel antibacterial, cubreboca, guates, productos de limpieza, medicamentos básicos, entre otros. Según las investigaciones, esos insumos nunca llegaron a la población como y todo se distribuía a través del DIF Municipal y se supervisaba por la Contraloría con la venia de los hermanos de Laura Beristain.

Ahora se sabe que las supuestas compras fueron en realidad una simulación fraguada entre familia en la que participaron Karla Robles Miranda, presidenta honoraria DIF Solidaridad y pareja sentimental de Laura Beristain Navarrete; Mirella Diaz Aguilar, directora general de DIF municipal; José Antonio Jiménez Flores, titular de la Contraloría Social, bajo el consentimiento y complicidad de la alcaldesa.

Las compras fueron por diferentes montos: uno es por $3,493,765 (Tres millones cuatrocientos noventa y tres mil setecientos sesenta y cinco pesos 0/100 MN) y el segundo es por $7,895,904.00 (Siete millones ochocientos noventa y cinco mil novecientos cuatro pesos 0/100 MN).

En total gastaron $11,389,669 (Once millones trescientos ochenta nueve mil seis cientos sesenta y nueve pesos 0/100 MN) en insumos que jamás llegaron a población. La prueba de ello es que la mayoría de los proveedores son factureros, personas físicas y morales registradas ante Hacienda que venden facturas sin proveer de los productos para que el gobierno solo justifique gastos millonarios bajo el supuesto de “atender la contingencia sanitaria y económica” provocadas por el COVID-19.

Aparte del burdo atraco, los precios fueron inflados. Por ejemplo, una pastilla de paracetamol de 500 fue adquirida en más de 15 pesos cada una, un cubre bocas plegables azul en 9 pesos, o un litro de gel en cerca de 100 pesos.

En este saqueo la compra más alta se hizo a la empresa “Marjos Ingeniería, S. de R.L. de CV”, bajo el número de contrato DPM/AD/ADQ/011/2020 por la cantidad de $3,132,000.00 (Tres millones ciento treinta y dos mil pesos 0/100 MN), para la adquisición de 300 mil máscaras quirúrgicas o de aislamiento para personal médico (cubrebocas) con un precio de nueve pesos más IVA que supuestamente fueron entregados a la población en general.

Esta compañía, supuestamente está dedicada a arrendar, comprar, construir, vender, diseñar, instalar, operar, administrar, supervisar, dar mantenimiento, o en cualquier otra forma negociar con maquinaria, herramienta, materiales, y equipo y servicios para ser usados en instalaciones eléctricas y/o mecánicas, instrumentación, telecomunicaciones, edificios, obras civiles y otros trabajos generales de ingeniería.

Otro de los contratos más lucrativos fue el otorgado a la empresa Medipsa, S. de R.L. de C.V., dedicada a la industria farmacéutica. Por un monto de $3,392,420.00 (Tres millones trecientos noventa y dos mil cuatrocientos veinte mil 0/100 MN), el contrato DPM/AD/ADQ/006/2020 se le asignó para la adquisición de cuatro mil frascos de gel antibacterial de galón; 16 mil botellas de gel de un litro, y 50 mil cubrebocas plisado.

A esta misma empresa le compró el ayuntamiento de Solidaridad varios lotes de medicamentos. Bajo el contrato número DPM/AD/ADQ/012/2020 y por un monto de $732,664.00 (Setecientos treinta y dos mil seiscientos sesenta y cuatro pesos 0/100 MN). Medipsa, S. de R.L. de C.V. le vendió medicamentos para la atención de pacientes de Covid-19 a precios inflados. Un ejemplo es de ello es que una tableta de paracetamol la compró en $15.12 pesos más IVA; una tableta de Iboprufeno de 400 gramos 33.60 pesos más IVA; una pastilla de eritromicina 91.57 pesos más IVA; sobre de suero oral 7.60 pesos más IVA, etc.

Otra empresa consentida fue la proveedora Karen Pamela López Zamarripa quien recibió $800,000.00 (Ochocientos mil pesos 0/100 MN) por insumos para los comedores comunitarios en el municipio. El cinismo de la alcaldesa fue que los alimentos que se distribuyeron solo unos días provenían de los mismos comedores del DIF, de uno de los programas permanentes del Ayuntamiento y de las contribuciones empresarios a los que se les presionó para que realizaran donaciones.

Otro atraco fue con la empresa “Consultoría, Ingeniería y Construcción Civil del Norte, S.A. de C.V.”. Bajo la adjudicación directa, el entregó $370,016.80 (Trescientos setenta mil diez y seis mil pesos 80/100 MN) bajo el contrato número DPM/AD/ADQ/015/2020, para la adquisición de 2 mil cubrebocas 159.49 más IVA.

Sin embargo, esta empresa nada tiene que ver con la fabricación de cubrebocas. Está dedicada a la compra, venta, adquisición y enajenación de todo tipo de bienes inmuebles, así como su fraccionamiento y urbanización y la construcción y edificación de todo tipo de obras habitacionales, civiles, comerciales y recreativas, y la compra, venta, arrendamiento, uso, construcción y en general la administración de toda clase de bienes muebles e inmuebles y la urbanización y fraccionamiento de los bienes inmuebles adquiridos, arrendados o administrados.

La empresa Proveedora de Servicios de Salud y Equipo para Hospitales, SA de CV recibió siete contratos mediante la adjudicación directa por $1,107,495.00 (Un millón ciento siete mil cuatrocientos noventa y cinco pesos 0/100 MN) por la supuesta adquisición de cubrebocas; medicamentos; guantes estériles de exploración de látex; etc.

Por otra parte, la Comercializadora Yucateca BG, S.A. de C.V. recibió dos contratos por la vía de la designación directa por un monto total de $408,320.00 (Cuatrocientos ocho mil trecientos veinte pesos 0/100 MN) por la compra de gel antibacterial

En tanto, la empresa An Soluciones y Negocios, SA de CV recibió un contrato por la vía de la designación directa por un monto de $382,800.00 por gel antibacterial, guantes de latex y cubrebocas.

Por un monto de $464,000.00 GVGM Logística Médica Integral SA de CV recibió un contrato por asignación directa por 2000 piezas de cubrebocas N95.

La lista de supuestos proveedores beneficiados es larga pues recibieron fuertes cantidades de dinero por productos que nunca se supo a donde fueron a parar y hoy los $11,389,669 (Once millones trescientos ochenta nueve mil seis cientos sesenta y nueve pesos 0/100 MN) que supuestamente gastó el gobierno de Solidaridad en insumos para proteger al pueblo de la pandemia son motivo de una de las 14 demandas que pesan sobre Laura Beristain, Mirella Díaz Aguilar y su pareja Jorge Antonio Jiménez Flores, todos protegidos por Morena y el PVEM.

Leave a Response